Será aconsejable pero no necesario echar la vista atrás en busca de acontecimientos familiares traumáticos (hasta bisabuelos o tatarabuelos). A veces es complicado que la persona consiga esta información pues las familias suelen ocultarla por ser motivo de dolor, vergüenza o culpa. Cuando una persona no ha conocido a su familia biológica se trabaja igualmente sin la información.